Trabajo dictó la conciliación obligatoria y los gastronómicos levantan el paro