Tras dominar la inflación, todavía quedan aguas agitadas para México