Tras la decisión de la Corte de EE.UU., se desplomaron las acciones y los bonos