La paridad. Tras la euforia, un retroceso en Nueva York