Mercados. Tras la suba, la digestión