Tras revertir la tendencia bajista registrada en las primeras tres ruedas de la semana, la Bolsa espera a Kirchner en alza

El Merval subió 1,1%, a 653,26 puntos; el dólar retrocedió 2 por ciento y cerró en $ 2,92 para la venta
(0)
25 de mayo de 2003  

El cambio en el tono del discurso del presidente electo Néstor Kirchner y sus principales allegados, que tuvo lugar hacia la mitad de semana, renovó las expectativas de los inversores, que recompusieron sus carteras con papeles dejados de lado durante la segunda semana de mayo.

De esta manera, ganaron terreno las acciones bancarias y las empresas de servicios públicos privatizada. Entre las mayores alzas de las pasadas cinco ruedas también se encontraron papeles vinculados a la construcción, que fueron los protagonistas de mediados de mes.

Es así que, a pesar de contar con tres ruedas en baja, el Merval, indicador líder de la Bolsa porteña, finalizó la semana con una suba de 1,1% y se ubicó en los 653,26 puntos.

"La moderación de Kirchner y Lavagna alentó un cambio de actitud en el mercado. Especialmente, luego de que el ministro de Economía aseguró que la Argentina debe seguir inserta en el mundo, que por ahora no se van a poner controles a los ingresos de capitales y que hay que seguir controlando el gasto y mantener un superávit primario", comentó Leonardo Chialva, de Delphos Investments.

En el mercado se espera que en su discurso de hoy, Kirchner mantenga el mismo tono conciliador mostrado en los últimos días y que deje a un lado las acusaciones al sector corporativo que lanzó cuando Carlos Menem se bajó del ballottage.

"La tendencia es sin duda alcista, se espera el ingreso de fondos nuevos al mercado siempre que el domingo (por hoy) Kirchner no sorprenda con un discurso cargado de cuestiones ideológicas y acusaciones que dividan al país", agregó Chialva.

Freddy Vieytes, jefe del departamento de Research de Puente Hnos., sostuvo que "las perspectivas para la semana entrante son favorables, más que nada en bancos y servicios. Hay que tener en cuenta que la volatilidad puede seguir siendo protagonista por la alta sensibilidad que tienen estos papeles ante cualquier comentario político".

Juegos internos

En el mercado se preguntan si finalmente Lavagna podrá tener un dólar de tres pesos. El superávit comercial y la debilidad internacional de la divisa -que provocó que el euro tocara el viernes su máximo histórico en 1,18 dólares- estarían, por ahora, jugándole en contra.

"Más allá de los juegos internos, la tendencia del dólar es a la baja. Si la Argentina le vende el 30% de sus exportaciones a Europa y otro 30% a Brasil, no puede esperar que el peso se deprecie mientras que las restantes monedas hacen lo contrario", comentaron en el mercado.

Luego de que el dólar alcanzara el viernes anterior el nivel deseado por el gobierno, los exportadores decidieron esta semana liquidar sus divisas y comenzó un proceso de bajas con una marcada volatilidad.

En las últimas dos ruedas, la tendencia se revirtió de la mano de fuertes compras por parte de bancos oficiales y la divisa finalizó un 2% por debajo del nivel del viernes anterior, a un promedio de $ 2,92 para la venta y $ 2,87 para la compra. Las tasas de interés también continuaron descendiendo esta semana. En la última licitación de Lebac, las colocaciones a 30 y 90 días rindieron 6,8% y 10,99%, respectivamente. En este contexto, en el mercado consideraron que una vez que pase la incertidumbre generada por la asunción del nuevo gobierno, las acciones sentirán un fuerte impulso inversor.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.