Tras su primer vuelo, el Dreamliner enfrenta más retos

Para 2010, Boeing espera producir siete unidades por mes
(0)
16 de diciembre de 2009  

­EVERETT, Washington— El Dreamliner 787 de Boeing realizó ayer su primer vuelo, algo que representa un éxito para la compañía después de dos años de retrasos. Sin embargo, el evento resalta también el reto de la empresa para producir grandes cantidades del avión de última generación.

Miles de espectadores reunidos bajo un cielo nublado en Paine Field en el estado de Washington ovacionaron al avión azul y blanco mientras despegaba de la pista para lo que sería un primer vuelo de cuatro horas. Sin embargo, en una señal de los retos, Boeing redujo el vuelo debut a una hora por mal clima. "Es fantástico ver el avión en el aire finalmente", dijo el presidente de Boeing, James McNerney, después del despegue.

Pero los continuos retrasos han puesto a la compañía en apuros: debe convertir rápidamente un prototipo de última generación en un modelo de producción a gran escala que genere ganancias.

"Acelerar la producción sin duda será un reto", dijo McNerney. Para 2011, espera estar produciendo siete ­Dreamliners al mes, y 10 mensuales antes de 2013.

La capacidad de Boeing para alcanzar esa meta tendrá un gran impacto en la industria de la aviación comercial en todo el mundo. Los más de 300 proveedores globales del Dreamliner no empezarán a recuperar su dinero hasta que los aviones hayan sido entregados a los clientes. Muchos proveedores ya han sentido la presión de los pasados retrasos. Y las aerolíneas y empresas de leasing, que han encargado 865 de los aviones cuentan con que Boeing cumpla su nuevo objetivo de producción para poder planear rutas y servicios.

Los retrasos ya le han causado pérdidas a Boeing, el mayor exportador individual de Estados Unidos y todo un símbolo del poderío de la ingeniería de ese país. El gigante aeroespacial de Chicago registró una pérdida de US$ 1600 millones en el tercer trimestre tras registrar una rebaja contable de US$ 3500 millones debido a problemas con el Dreamliner y otros programas de aviones. Los retrasos en las entregas han supuesto sanciones de millones de dólares y han perjudicado la credibilidad de la compañía ante clientes e inversionistas.

Boeing ha apostado mucho de su futuro al avión pionero. Es el primer avión construido de compuesto de material de fibra de carbón, resistente pero ligero, que la compañía dice que aumentará la vida y la eficiencia energética de la nave respecto a los modelos actuales.Esa oferta agradó a los clientes, que realizaron más pedidos del avión antes de su primer vuelo que para ninguna otra aeronave en la historia.

Las acciones de la empresa han aumentado 88% desde marzo, en parte en respuesta a la esperanza de los inversionistas de que el primer vuelo del avión sería exitoso. Ayer, las acciones de Boeing cayeron 38 céntimos a US$ 55,67 al cierre de la bolsa de Nueva York.

No cabe duda que el objetivo de producir 10 aviones al mes es ambicioso. Tras 14 años de producir el modelo 777, más grande y con caparazón de aluminio, Boeing finalmente parece que podrá cumplir con sus entregas de más de siete de esos aviones al mes. Además de eso, el 787 constituye la primera vez que Boeing trata de fabricar un avión hecho mayormente de material compuesto.

El Dreamliner deberá pasar por un elaborado programa de pruebas de vuelo antes de que la Administración Federal de Aviación de EE.UU. lo apruebe para su uso comercial.

El rival europeo de Boeing, Airbus, también se topó con problemas de fabricación cuando trataba de sacar al mercado su superjumbo A380.

"Volar era lo más sencillo", dijo el presidente ejecutivo de Airbus, Tom Enders, sobre el A380. "Lo difícil era la complejidad de la industrialización".

Airbus, una unidad de European ­Aeronautic Defence & Space Co., ha sufrido más de cuatro años de retrasos en su superjumbo porque sus sistemas de manufactura no eran lo suficientemente robustos como para acomodar al avión de dos plantas. Dos años después de que empezaran las entregas del A380, funcionaros de Airbus dicen que los costos de producción del avión siguen siendo mayores que su precio de venta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.