Tres claves que determinarán el desempeño de la economía de EE.UU. durante 2010

(0)
29 de diciembre de 2009  

La mayoría de los economistas anticipa un crecimiento moderado de la economía estadounidense en 2010, de casi 3%. La cifra supera con creces el desempeño de los dos años anteriores, pero eso no es suficiente para reducir el desempleo a los niveles previos a la recesión.

El consenso casi siempre se equivoca; lo interesante es saber qué sorpresas nos depara la economía en 2010. Mucho depende de la evolución del empleo. Aquí van otras tres variables que hay que tener en cuenta.

La inversión empresarial está lista para repuntar. ¿Lo hará?

El repliegue de los consumidores estadounidenses debido a la crisis económica provocó una retirada incluso mayor por parte de las empresas. El gasto de capital durante la recesión registró su mayor caída desde la Gran Depresión de los años 30. Eso significa que hay mucho espacio para crecer.

Los balances de las empresas en general parecen prometedores.

Las ganancias han aumentado, el costo del dinero ha caído y la productividad es robusta. Las firmas tienen suficientes fondos para financiar sus inversiones, desde maquinaria a software. Sin embargo, un repunte sostenido del gasto de capital no puede ocurrir sin una mejora modesta del consumo.

La inversión de las empresas, que este año se han abocado a reducir drásticamente sus gastos, podría ser fundamental para darle a la economía la velocidad necesaria para recuperarse. Los economistas calculan que habrá cierta mejora del gasto de capital en 2010. En este sentido, podría haber una grata sorpresa.

¿Se recuperará el mercado de bienes raíces?

Los problemas en el sector inmobiliario están amainando, pero aún queda un largo camino por recorrer antes de que se recupere la confianza. Los pronunciados declives en los precios de las viviendas pueden llevar a los consumidores a gastar menos y a los bancos, afectados por pérdidas en sus carteras de crédito, a otorgar menos préstamos. Aunque el declive de precios parece haber pasado, el valor de las viviendas registraría leves ganancias en 2010.

La principal razón es que la preocupante alza de los embargos hipotecarios no tiene visos de acabar. Al final del tercer trimestre, 4,5% de hipotecas estaban en ejecución, comparado con 3% hace un año, según la Asociación de Banqueros Hipotecarios. Además, 9,6% de todos los préstamos tenían al menos un pago retrasado. Hasta que la tasa de desempleo se recupere sustancialmente, la mejora no se asentará.

Todo ello implica más viviendas en venta, lo que deprimirá los precios. "Hay todavía un gran exceso de viviendas", dice Jim O’Sullivan, economista jefe en MF Global.

Tras dos años de tormenta, los economistas coinciden en que habrá ligeras mejoras en el mercado inmobiliario en 2010. Para los precios de la vivienda, el riesgo es claramente negativo. Pero la construcción, ya que parte de niveles deprimidos, tiene buenas expectativas de un crecimiento sorpresivo durante 2010.

¿La economía soportará la retirada del estímulo fiscal?

El gobierno conectó la economía estadounidense a un respirador artificial durante gran parte de 2009. Si se desconecta en 2010, como se espera, podría haber algunos retrocesos.

El paquete de estímulo de US$ 787.000 millones ayudó a reactivar el crecimiento y la confianza durante el segundo semestre.

El banco de inversión Goldman Sachs espera que el estímulo fiscal impulse el crecimiento anualizado en dos puntos porcentuales en el primer semestre de 2010. En el segundo semestre, el efecto se desvanecerá.

Más allá del mercado laboral, la mayor pregunta que se cierne sobre la economía es cómo responderán las personas y las empresas cuando se retire el apoyo del gobierno. Muchos consumidores compraron casas y autos más baratos en 2009 gracias a la ayuda fiscal. Las empresas consiguieron créditos más baratos gracias al respaldo del contribuyente.

El Congreso y la Casa Blanca, en un año electoral plagado por el desempleo, planean más programas para impulsar la contratación por parte de empresas, el apoyo a los gobiernos locales y el aumento del gasto en infraestructura.

La principal historia de 2010 en EE.UU. podría ser la reacción de la economía cuando el gobierno retire el respirador artificial. El consenso es que el sector privado tomará la batuta, pero los riesgos negativos para la economía a medida que la ayuda federal desaparezca son significativos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.