Un acuerdo con la UE "sin letra chica" y críticas por las tasas de interés