En los pasillos. Un adiós y más prevenciones