Un antiguo crítico de la industria automotriz colabora ahora en el resurgimiento de GM

(0)
8 de diciembre de 2009  

Durante años, Stephen J. Girsky se ganó la vida indicándoles a las tres grandes automotrices estadounidenses que necesitaban corregir su rumbo. Ahora, en su nuevo papel en General Motors Co., tendrá que poner en práctica lo que por tanto tiempo predicó.

Girsky, un importante ex analista de la industria automotriz en Morgan Stanley y miembro de la junta de GM desde mediados de este año, fue nombrado asesor especial del presidente interino de la automotriz, Edward E. Whitacre Jr.

De esta manera, Girsky, de 47 años, influirá considerablemente en cómo Whitacre tratará de reformar la cultura empresarial de GM y trazar una estrategia de negocios exitosa.

El papel de Girsky será eliminar los obstáculos que se interpongan entre el equipo gerencial de Whitacre y el éxito, dijo una fuente al tanto, y tendrá una amplia influencia al trabajar desde una oficina en la sede de la empresa con ejecutivos, representantes sindicales y funcionarios del gobierno estadounidense, con quienes ya ha forjado fuertes lazos.

"Lo más importante en esta empresa es la reconstrucción de las marcas [y] el mantenimiento de la cuota de mercado a un nivel que sea lo suficientemente alto para asegurar la supervivencia", dijo Jerry York, un ex miembro de la junta de GM y hombre cercano a Girsky.

Girsky es conciente del rol que jugó como abogado del diablo en la cerrada industria automotriz de Estados Unidos. A través de un vocero de GM, rechazó una entrevista para este artículo.

Whitacre tomó las riendas de GM la semana pasada cuando Frederick "Fritz" Henderson renunció bajo presión de la junta que le pedía apresurarse en sacar a flote y reestructurar GM.

En una entrevista en noviembre, Whitacre mencionó a Girsky como un miembro clave de la junta de 13 miembros de GM, y dijo que contó con su asesoría cuando el directorio estudiaba qué hacer con la atribulada filial Opel en Alemania y cómo analizar las proyecciones de la compañía y su ritmo de progreso.

Se espera que Whitacre continúe como presidente ejecutivo por varios meses o posiblemente un año entero hasta que GM encuentre un sucesor.

La automotriz espera atraer un ex o actual presidente ejecutivo con amplia experiencia en el sector manufacturero y en recuperar empresas, posiblemente una persona externa a la industria, según una fuente al tanto. GM no quiso comentar sobre la búsqueda de su nuevo líder.

Girsky no es un probable candidato a presidente ejecutivo, aunque tendrá considerable influencia en la búsqueda de un nuevo líder, dijeron personas familiarizadas con la situación.

El primer contacto de Girsky con GM fue cuando estudiaba en la Escuela de Negocios de Harvard e hizo una pasantía en la automotriz. Luego se convirtió en un analista bursátil en Morgan Stanley, donde sus presentaciones, con el sello característico de Girsky de exponer a toda velocidad gráficos de participaciones de mercado, gastos de incentivos y otras mediciones —a menudo entremezcladas con sarcasmo y anécdotas— a veces atraían multitudes.

A fines de 2005, cuando GM estaba entrando en declive, el entonces presidente ejecutivo, Rick Wagoner, contrató a Girsky como asesor. En su despedida de Morgan Stanley, el ejecutivo dijo ante cientos de empleados que esperaba salvar a un ícono estadounidense y recibió una ovación de pie.

Sin embargo, como una persona ajena a la cultura aislada y reacia al cambio de GM, a Girsky le costó abrirse paso, según una fuente. "Era imposible hacerles sugerencias incluso pequeñas a Rick y sus hombres, y mucho menos decirles que estaban en un barco que se hundía", agregó esta persona.

En octubre de 2008, el presidente del sindicato United Auto Workers (UAW) lo contrató como asesor mientras GM y Chrysler Group LLC se encontraban al borde de la bancarrota. Ese mismo año fundó su propia firma de consultoría y con GM como cliente, ayudó a diseñar el plan para vender la marca Saturn que al final colapsó. Luego fue nombrado miembro de la junta de UAW, ocupando el lugar que representa a su fideicomiso de salud, que posee 17,5 por ciento de GM. También formó parte de un grupo de directivos que logró hacer que GM abandonara su plan de vender Opel.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.