Un artilugio que esconde el verdadero déficit fiscal