El escenario. Un asfixiante juego de pinzas