Un bloqueo con el visto bueno policial