Un costo fiscal de cerca de $ 500 millones