Un equipo dispuesto a defender el nuevo precio del dólar, pero no a bajarlo

Diego Cabot
Diego Cabot LA NACION
(0)
20 de agosto de 2019  • 11:07

Hablaron las dos voces más importantes de la economía argentina. Ahora le tocará tomar la posta a los mercados.

En 40 minutos, el país escuchó a su ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, y al presidente del Banco Central, Guido Sandleris. Ambos coincidieron en varios temas, pero uno fue central: el país tiene un nuevo precio del dólar minorista que estará cercano a los $60. A partir de ahí, todo lo demás.

Las consecuencias de un dólar con un precio más alto que el que tenía previo a las PASO tendrá efectos en varios frentes. El primero, en los precios. El otro, claro está, es en la decisión o no del Banco Central de correr al mercado y perder reservas o marcar una referencia.

Sandleris ya reconoció que la inflación receptará el nuevo precio de la moneda: "Debemos ser sinceros; se va a interrumpir el proceso de desaceleración de la inflación de los últimos cuatro meses y habrá índices más altos en agosto y septiembre", dijo.

El aumento generalizado de los precios ya le arrancó al Gobierno algunas medidas que se anunciaron la semana pasada y que consistieron en la baja de impuestos y algunos adelantos de dinero a los asalariados. Lacunza, además de presentar a su equipo, puso el foco en el impacto en las cuentas públicas de aquellas decisiones del presidente Mauricio Macri.

"Garantizaremos las pautas fiscales que se acordaron con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Las medidas de la semana pasada, necesarias para nosotros, no pone el riesgo el alcance de las metas fiscales establecidas para este año porque se financian con la mayor recaudación que tenemos en los próximos meses", dijo, sereno, Lacunza.

Luego llegaron los números. "En julio tuvimos superávit de 4300 millones de pesos. Los ingresos totales en julio crecieron por encima de los gastos en 11 puntos porcentuales, y de 14 si se toma en cuenta el acumulado en el año", agregó. La idea del ministro era dejar claro que esa mayor recaudación no será atesorada sino que servirá para financiar la quita de algunos impuestos, como el IVA en algunos alimentos, o la baja en otros, como Ganancias.

A estas dos voces le faltaba una tercera, la del FMI. Un par de minutos antes de la apertura de los mercados, apareció el comunicado del organismo en el que confirmó la visita para revisar las metas del programa de la Argentina.

En los 40 minutos que duraron la presentación de Lacunza y la conferencia de Sandleris hubo viarias definiciones más respecto del valor de la moneda. "Las reservas están para moderar el tipo de cambio y garantizar la estabilidad del sistema financiero. No se usarán para contener valores alejadas a fundamentals económicos. El tipo de cambio está en un nivel competitivo y nos permite estar más confiados para hacer intervenciones". Dicho de otra forma, no habrá remate de dólares para bajar el precio. Habrá que empezar a asimilar un billete verde cercano a los 60 pesos. Con esa frase, Sandleris enterró la posibilidad de venta masiva de reservas, tal como se dio el año pasado cuando la entidad monetaria la manejaba Federico Sturzenegger.

Fue Lacunza el que puso sobre la mesa un concepto: a los mercados les importa más el futuro que el presente. "Es evidente que el proceso electoral no es indiferente a la estabilidad cambiaria y de los precios. El mercado presta más atención al futuro que al presente", dijo. El hoy lo representan el ministerio y el Banco Central. Alineados, y con la comunicación del Fondo en ese momento, pues el ministro avanzará sobre el futuro.

"Tan importante como lo que pueda hacer el Gobierno es lo que esté diciendo la oposición. El Presidente ha convocado a todos los candidatos a preservar la estabilidad como bien superior a las cuestiones electorales. Me ha pedido que convoque a todos los referentes económicos de todos los partidos. Primero es necesario restaurar la estabilidad, y después competir", concluyó.

El ministro le abrió la puerta a la política y consagró a la estabilidad como un bien público superior. Se abre la puerta a pequeños consensos.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.