Un esquema poco exitoso para la inversión

Jorge Oviedo
(0)
21 de mayo de 2012  

Aunque la presidenta Cristina Kirchner siempre parece preferir el crecimiento basado en la producción fabril y resalta el proceso que ella lama de reindustrialización, no parece haber logrado una economía que no esté basada en lo financiero. En todo caso, no es malo que la rentabilidad bancaria sea importante. Pero también hay que mensurar adecuadamente dos aspectos: que las estadísticas oficiales subvaloran la inflación y, por lo tanto, el crecimiento de las entidades puede estar exagerado, y que el Gobierno no ha creado las condiciones adecuadas para que la banca sirva para hacer algo más que transacciones y financiar consumos.

Por tener mal medida la inflación el Gobierno crea crecimientos ilusorios, espejismos estadísticos que nada tienen que ver con la economía real. La situación para la banca no es toda igual; están los grandes, públicos o privados, que se las arreglan con sus múltiples actividades. Pero para los menos diversificados, públicos o privados, puede haber un futuro poco auspicioso. Cualquiera a quien el sueldo le aumenta más que la inflación del Indec, pero menos que la verdadera, sabe lo que es sufrir una situación de descapitalización.

En todo caso, la inflación es enemiga del ahorro en moneda local. Y eso dificulta mucho que haya una banca que preste para invertir y generar una verdadera industrialización competitiva. La inflación en dólares también es enemiga de la industria y de muchos servicios, como los turísticos y hoteleros prestados a extranjeros, que aportan divisas y pueden verse en una situación cada vez menos favorable. Pero son todos problemas que el Gobierno no quiere o no puede asumir, sencillamente porque no quiere reconocer que hay inflación.

De nada valdría decir que los bancos son "malos" y "buenos" los industriales. Si las medidas del Gobierno fueran tan buenas para la industria y el crecimiento sostenido con inversión, la banca local estaría financiando esas operaciones por una sencilla razón: no hay ningún banquero que se resista a ganar dinero.

En el esquema actual, sólo los fondos de la Anses manejados por el Gobierno financian en condiciones muy laxas las actividades en que Cristina Kirchner pone tantas esperanzas. No ha podido convencer a los banqueros de que harán buenos negocios.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.