Un fallo en favor de los docentes porteños

Suspende los límites a las extracciones
(0)
12 de diciembre de 2001  

El juez federal Martín Silva Garreton dictó un fallo en favor de los docentes porteños, al hacer lugar a una medida cautelar y suspender los límites a la extracción de fondos de los bancos que hayan sido acreditados en concepto de sueldos.

El magistrado dio la orden de no innovar y prohibió que se lleven adelante las medidas que restringen la extracción de sueldos y los haberes de jubilados, dispuestos por los decretos 1570/01 y 1606/01 del Ministerio de Economía.

El recurso de amparo había sido interpuesto por la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE - Ctera Capital).

Ahora, se prevé que la decisión judicial será apelada por el gobierno nacional.

En su fallo de anteayer, el juez Silva Garreton declaró la inconstitucionalidad de los decretos y afirmó que "el salario es la contraprestación que recibe el trabajador por la disponibilidad de su fuerza de trabajo en favor del empleador", y "tiene naturaleza alimentaria, es decir, está destinado a la cobertura de gastos de subsistencia".

Por lo tanto, continuó, "en principio no podría argumentarse que el retiro de tales importes de una caja de ahorro pueda afectar el nivel de los depósitos".

Según el juez, no hay argumentos en el considerando del decreto 1570/01 que demuestren que limitar a 250 pesos por semana o 1000 por mes la "disponibilidad de fondos acreditados en concepto de sueldo, sea el medio adecuado para evitar efectos como la suba de la tasa de interés, la suspensión del otorgamiento de nuevos préstamos o la solicitud de cancelación de los acordados por parte de las entidades financieras, entre otros.

En este sentido, Silva Garreton libró oficios al jefe del gobierno porteño, Aníbal Ibarra; al titular del Banco Central de la República Argentina, Roque Maccarone; al jefe de Gabinete, Chrystian Colombo, y al ministro de Economía, Domingo Cavallo.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.