Mercados. Un festejo por anticipado