Un festival de $40.000 millones en la calle tras el resultado electoral

Pablo Fernández Blanco
(0)
14 de agosto de 2019  • 11:50

Nunca antes en tres años y medio de gobierno Mauricio Macri había mostrado una capacidad de reacción tan veloz como la que puso en marcha hoy, la habilidad de correr sus manuales para la comprensión de la economía y una pragmática metamorfosis hacia el denostado populismo.

El paquete de medidas que se pondrá en marcha de inmediato implica rociar la calle con al menos $40.000 millones, según las cifras oficiales. Pero en la práctica, el efecto puede ser mucho mayor. Según la consultora LCG, rondaría los $56.540 millones, que representan un 0,3% del PBI.

Incluso si se descuentan los efectos de la devaluación sobre los precios -un ciclo que tiene siempre un principio claro, un final difuso y es la apuesta oficial para que las medidas no tengan impacto sobre el resultado primario-, el hombre de a pie no tendrá más chances que notar los efectos de la efímera abundancia en sus bolsillos. Más aún si lo contrasta con la carestía que atravesaba una sociedad acosada por la pérdida del poder adquisitivo del salario a causa de la inflación y las dificultades del empleo en un contexto de retracción económica.

En la práctica, al tipo de cambio de ayer, las medidas representan US$701 millones. Dicho de otra manera, la plata que circulará en los próximos meses representa más del doble de lo que se necesitaba ayer para comprar en la Bolsa de Buenos Aires el equivalente a dos Edenor o un 15% de YPF, la compañía industrial más grande del país.

El anuncio de Macri tiene un rasgo anacrónico. En la historia política argentina, los críticos del peronismo describen a Juan Perón como un líder con poco talento que implementó las medidas sociales sugeridas antes por el socialismo. En miniatura, el Presidente dispuso hoy un paquete que bien podría haber surgido de la inspiración de Alberto Fernández.

Las coincidencias se notan en las palabras. "Vamos a ponerle plata en el bolsillo a la gente", decía el candidato del Frente de Todos en campaña. Hoy, Macri dijo que ponía en marcha las medidas "para que la gente tenga plata en el bolsillo".

Disipado el clima de derrota del domingo, tanto el Presidente como sus funcionarios volvieron a hablar de sus chances de ser reelectos. Según esa teoría, las medidas apuntan a recuperar votos perdidos y mantener competitiva la fórmula presidencial. Pero la diferencia de 15 puntos con Fernández también hace pensar que el paquete tuvo como objetivo mejorar la expectativa de gobernabilidad hasta el 10 de diciembre. Nada impide, de todas maneras, que un objetivo lleve a cumplir con el otro.

En los próximos tres meses, además, el Gobierno bajará algunas banderas que hasta ahora había intentado sostener. El ministro del Interior, Rogelio Frigerio, reconoció hoy en una conferencia de prensa: "La nafta no es un servicio público, tenemos nuestra empresa con participación importante en el mercado. Mediante nuestra empresa podemos fijar de alguna forma el precio".

Nadie se hubiese atrevido a tanto si no estuviera empujado por el drama electoral. YPF tiene el 55% del mercado de combustibles y actúa como referencia de precios. Para más adelante quedará la explicación para el 49% de los accionistas privados de la empresa.

Finalmente, el congelamiento se aplicará por una resolución oficial que le quitará responsabilidades a la industria.

El congelamiento de la nafta es un dique de contención contra la inflación. Por caso, el rubro Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles que maneja el Indec representa un 10,5% del índice de inflación. A eso se suma el ya anunciado congelamiento del gas, el agua y la electricidad.

Macri cumplirá en los próximos meses con una vieja promesa de campaña relacionada con el impuesto a las ganancias. El Gobierno aumentará un 20% el piso y la deducción especial a partir de los cuales pagan el impuesto los jubilados y los empleados en relación de dependencia. La medida llegará a dos millones de personas, que recibirían al menos $2000 adicionales.

Los solteros y casados tendrán un incremento visible en su ingreso por la suba en el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias. En el caso de los solteros, pagaban quienes tuvieran un salario bruto de $46.146. Ahora lo harán a partir de $55.376.

Una medida con efectos profundos es la devolución de impuestos ya pagados. Quien tiene un salario bruto de $80.000 mensuales recibirá otros $12.000. Si bien los números son muy variables, en ese caso tendrá una mejora del 25% en el dinero que reciba.

El golpe de timón que planteó hoy Macri llegó a límites impensables. Un ejemplo es el hecho de que el Estado se hará cargo de los impuestos al trabajo que deban pagar 6,5 millones de personas, que a cambio recibirán $2000 mensuales el mes próximo y en octubre.

Los monotributistas pagarán en los próximos meses sólo los aportes jubilatorios y la obra social, pero no el IVA y Ganancias, según la información que difundió hace minutos el Gobierno.

Otro golpe de efecto apunta a los sectores más rezagados en términos económicos. Los titulares de la Asignación Universal por Hijo recibirán $1000 adicionales en septiembre y en octubre. Se trata de un aumento de casi el 38 por ciento. La medida apunta al corazón de las urgencias económicas del conurbano bonaerense, donde la cosecha electoral de Macri y de María Eugenia Vidal fue mucho peor a la prevista.

El paquete de medidas se completa con aumentos en las becas para estudiantes terciarios o universitarios y una ampliación del plazo a las pymes para pagar impuestos.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.