Un ícono de los pingüinos que hicieron dinero fácil