Un índice oficial que despierta sospechas