Un maquillaje para visitas ilustres

Diego Cabot
(0)
27 de julio de 2015  

Hay que ver cómo estaban aquellos ejecutivos. Emperifollados, prolijos y a tiempo. Sus mejores trajes, caras frescas; predispuestos para jornadas largas.

"Traje tres camisas: una puesta, la otra para cambiarme después del almuerzo y la tercera a las seis de la tarde. Todo calculado", dice con apuro y prestancia el Gurú de la cortada de la calle Estomba.

La puesta en escena que se suele montar cuando llega uno de los popes de la organización mundial de visita a la filial local suele ser digno de relato. Todo en orden, a tiempo y con una importante cuota de modales impostados cosa que la foto que el sujeto se lleve de la Argentina y del management local sea la mejor.

Los días de visitas se preparan con mucha antelación. Cada minuto de la agenda está pactada, arreglada y chequeada. Las posibilidades de cambios o improvisación prácticamente no existen.

Todo empieza temprano. Cierta vez, el número uno de una de las principales automotrices del mundo andaba por Buenos Aires. "Es increíble la energía que tiene. A las seis desayuna, a las siete de la mañana ya tiene la primera reunión. Nada de café, sólo agua hasta el mediodía, almuerzo y sigue. Eso sí, por suerte a la noche cena temprano y termina la agenda", relataba un alto ejecutivo local, con evidentes signos de cansancio.

La cosa se revoluciona los días anteriores. En general, un asistente del CEO pide que se nombre un responsable local encargado de coordinar la visita. Luego se arma un comité de recepción. Muchas de las empresas mandan las recomendaciones de comida, gustos y hasta el auto o tipo de auto que se debe contratar para la ocasión.

Desde aquí se envía un archivo con datos del país. "La mayoría de los CEO viene de gira por otros países, entonces hay que contarles un poco del país que van a visitar. Esa información debe estar antes ya que el tiempo en el avión generalmente se utiliza para esas lecturas", dice una ejecutiva que ha organizado varios de estas recepciones. Ya en destino, siempre hay una reunión con algún político o líder de opinión como para confirmar aquellos datos.

Los preparativos son, por lejos, los momentos más estresantes. Un joven ejecutivo recordaba días pasados cierta vez que el CEO mundial de una cadena de retail llegó al país. Además de mandar sus trajes a la tintorería y lustrar los zapatos, los directivos locales hicieron cosmética gruesa. Pintura, limpieza y cambio de look a cada una de las sucursales que figuraban en la agenda del visitante.

Pero el momento más memorable de estos encuentros es el juego de codazos al viento que tiran los ejecutivos locales. Sucede que el hecho de estar o no invitados a los encuentros más exclusivos determinan posicionamientos posteriores. "A la salida de la noche no me invitaron, pero al desayuno de mañana con todos, sí", dijo cabizbajo el Gurú. Esa noche, unos elegidos acompañaron al CEO a un show de tango, una de las salidas preferidas para estos encuentros. El Gurú miró TV.

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.