El pulso económico. Un mar de internas en el equipo económico