Un mercado que necesita estabilidad

(0)
28 de agosto de 2000  

El mercado hipotecario argentino ha experimentado en los últimos años una transformación que, en líneas generales, acompañó las modificaciones que se han producido en toda la economía nacional, debido a las políticas instrumentadas desde 1991.

Durante los últimos años de la década del 80, la hiperinflación y la inestabilidad económica que se registraban en el país habían producido un estancamiento del mercado hipotecario local, ya que no estaban dadas las condiciones para que las entidades financieras otorgaran préstamos, pero tampoco las había para los tomadores de créditos.

Los préstamos hipotecarios resurgieron en 1991, luego de la implementación del plan de convertibilidad, que, entre otras cosas, produjo estabilidad en el tipo de cambio y posibilitó que se planeara a más largo plazo. A partir de ese año, el mercado hipotecario argentino, en promedio, aumentó a un ritmo más acelerado que los préstamos bancarios totales y la economía argentina.

Al 31 de diciembre de 1991, el saldo total de capital de los préstamos hipotecarios totales era de $ 3300 millones, y al 31 de diciembre de 1998, el monto era de $ 16.200 millones, lo que representa una tasa de crecimiento anual compuesta de 22 por ciento.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.