Un Nobel dice que el default continúa