Un sector que recibe más fondos que áreas como seguridad o salud

En enero se destinaron $1876 millones al transporte de colectivos: a seguridad 1520 millones
En enero se destinaron $1876 millones al transporte de colectivos: a seguridad 1520 millones
Diego Cabot
(0)
25 de marzo de 2014  

Las prioridades del gasto público no dejan de sorprender, al menos si se las compara con las prioridades de la población que surgen de las encuestas de opinión que se hacen periódicamente.

De acuerdo con los datos del Ministerio del Interior y Transporte, en enero se destinaron 1876 millones de pesos a subsidiar el boleto de colectivo . La cifra, que se deposita mensualmente en las cuentas de las empresas, representa mucho más que la que se destina a otros rubros que preocupan a gran parte de la población.

Según datos de la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP), en el primer mes del año se transfirieron $ 1520 millones al área de seguridad, por debajo de los 1876 millones que fueron a parar a las compañías de colectivos. En ese mismo período, el Gobierno destinó $ 227 millones para vivienda, apenas un 11% de lo que tuvieron para compensarse los hombres del transporte. El segmento "promoción y asistencia social", en tanto, funcionó con $ 804 millones, algo menos que la mitad de los fondos de los colectiveros.

Sin prioridad

Revertir el actual déficit de infraestructura parece no ser la prioridad del Gobierno. Por caso, en enero, por cada peso que se destinó a los colectivos se dedicó otro a gastos de capital (1873 millones) Es decir, los subsidios al transporte automotor representaron lo mismo que se destinó a rutas, inversión energética, telecomunicaciones, vivienda, extensión de redes de agua potable, cloacas o gas natural.

La cifra, además, correspondió a algo más del doble de lo que gastó en el mismo período para funcionar el Ministerio de Salud, que tuvo en enero una ejecución de 667,2 millones.

Sólo para poner en perspectiva el impacto fiscal de este rubro, bien vale la pena compararlo con los ingresos. En enero, por ejemplo, por derechos de exportación (retenciones) ingresaron en el fisco 3374 millones de pesos que dejaron de percibir los exportadores. El 57% de ese monto terminó en la cuenta de las empresas argentinas de colectivos.

Claro que, por más bien tratados que sean los transportistas, nada se compara con lo que se va por transferencias a la compra de energía importada. El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, se hizo en enero de un cheque de $ 3500 millones para comprar gas o combustibles líquidos a través de Cammesa, la empresa dedicada a la compra de energía importada.

Quizás acá está la clave de lo inadvertidos que pasan los subsidios a los colectivos: mientras que para importar energía se necesitan dólares en billete, para pagar a los colectivos alcanza con poner a girar más rápido la máquina de hacer pesos.

La década subsidiada

  • A pesar de la suba del 66% que registró la tarifa del colectivo el 1° de enero de 2014, en los primeros dos meses del año pasaron de los $ 56 millones a $ 60 millones diarios
  • En el Ministerio de Interior y Transporte afirman que este aumento de los subsidios es transitorio y se explica por el reconocimiento oficial del impacto de la devaluación del peso en algunos componentes de los colectivos, como los chasis o las cubiertas, que son importados
  • Los subsidios para las empresas de transporte de colectivo son relativamente nuevos y se iniciaron en 2002, cuando la mitad de la población argentina estaba por debajo de la línea de pobreza.
  • MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.