Un tambero investigado por la AFIP vende sus vacas

En 2012, Osvaldo Costamagna fue visitado por inspectores tras una protesta; por la crisis, se va del negocio
Fernando Bertello
(0)
6 de agosto de 2013  

En agosto del año pasado, Osvaldo Costamagna, un pequeño tambero de Tío Pujio, en el sudeste cordobés, fue la cara visible de un piquete de productores lecheros que reclamaban una urgente recomposición de precios para enfrentar la crisis de la actividad, acosada por los bajos precios y la suba de costos. Pocos días después de esa notoriedad pública en la protesta, sorpresivamente a las 3.15, en plena madrugada y antes de iniciar el primer ordeñe, tres inspectores de la AFIP lo visitaron para ver cuántos litros ordeñaba.

El episodio quedó en la anécdota al poco tiempo, e incluso una frase poco feliz del ministro de Agricultura, Norberto Yauhar, que en ese momento insinuó que había buscado "autoprotegerse" de la AFIP. Sin embargo, la crisis venció a Costamagna: decidió vender el tambo.

Una abultada deuda que se fue acumulando para sostener su actividad lo acorraló. Además, como no tiene energía eléctrica, debe gastar todos los meses miles de pesos para comprar gasoil con el fin de hacer funcionar la máquina del tambo.

"Tengo una deuda de 400.000 pesos, y si no lo vendo voy a perder hasta el campo", contó el tambero. En ese número se contabilizan compromisos con bancos y proveedores de insumos.

"La deuda es gracias al bendito tambo. El año pasado llegué a perder 30.000 pesos por mes y banqué las pérdidas pidiendo plata. Terminó comiéndome [el capital]; hoy estoy pagando 9000 pesos de interés por mes", agregó.

Costamagna es un tambero chico. Con un poco más de 80 vacas en ordeñe produce unos 1600 litros de leche por día. Vive con su esposa y tres hijos en el campo.

El tambo lo tiene en venta en forma particular. Pero si no lo hace antes de octubre ya tiene turno para que ese mes se subaste en una firma especializada. Lo más probable es que las vacas de las que se desprenda no vayan a faena si no que las adquiera otro tambo con mayor escala.

Precios que no acompañan

Según el Ministerio de Agricultura de la Nación, en junio el valor promedio pagado por las industrias a los tamberos fue de casi $ 2,11 el litro (exactamente, $ 2,108). El precio de Costamagna está en $ 2,09.

"Con 2,09 pesos un tambo está perdiendo plata. Tendría que estar de 2,35 a 2,40 pesos el litro como para poder trabajar", explicó.

Los costos en los últimos dos años siguieron el ritmo de una inflación que no bajó del 25 por ciento.

"Me fundí. Voy a ser un tambero más que se va", subraya, y asegura que en su zona hay una sangría de tambos chicos que dejan la actividad. "Hay otros que también se van a vender", afirmó.

A nivel nacional, en el ruralismo estiman que desde 2003 se perdieron 7000 tambos. Cayó el número de establecimientos, pero se mantuvo la producción porque las vacas fueron a tambos más grandes.

Costamagna es socio de Federación Agraria Argentina (FAA). Precisamente, en esa entidad denuncian la crisis de los tamberos chicos y piden medidas.

"En todo el país hay desaparición de pequeños productores como Costamagna. Para salvarlos hay que generar una línea de créditos que vincule a las usinas para que los productores los puedan devolver con leche", señaló Carlos Baravalle, dirigente de FAA en Córdoba. FAA pidió hace dos años también apoyo económico para los tambos chicos, pero nunca obtuvo respuesta.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.