Un técnico del FMI, con señal de alerta