Según un informe de la OCDE. Una baja en los precios inmobiliarios afectaría la economía