Una base de deudores polémica