Una de cada cuatro firmas sufre fraudes