Una estrategia de alto riesgo para enfrentar al Gobierno