Pérdidas. Una histórica y feroz sequía arrasa la producción agropecuaria salteña