Una nueva entidad financiera para el mercado de hipotecas

Será inaugurado formalmente hoy el Banco de Crédito y Securitización.
(0)
28 de agosto de 2000  

Quedará formalmente inaugurado hoy el Banco de Crédito y Securitización (BACS), producto de la unión de la Corporación Financiera Internacional (CFI), brazo financiero del Banco Mundial, con el Banco Hipotecario e IRSA para formar una entidad financiera de segundo grado.

Asistirán a la ceremonia de apertura, que se realizará , a las 19, en el Hotel Alvear, el presidente de la Nación, Fernando de la Rúa; el vicepresidente ejecutivo de la CFI, Peter Woieke, y los titulares de IRSA y del Banco Hipotecario, Eduardo Elsztain y Miguel Kiguel, respectivamente.

El BACS se creó para desarrollar un mercado secundario de hipotecas en el país y no competirá con los bancos especializados en el otorgamiento de préstamos para la construcción y la compra de viviendas.

"Tomará provecho de una reputación y tecnología ya establecidas para titulizar carteras hipotecarias dirigidas a inversores institucionales locales e internacionales. En tal carácter, la compañía asumirá un papel de desarrollo preponderante al proveer liquidez al sistema bancario, disminuir los costos de financiación y así aumentar la posibilidad de acceder a los créditos hipotecarios. Esto mejorará el acceso a la titularidad de viviendas para una parte de la población argentina en constante crecimiento", confió una fuente de la flamante entidad.

Características

Los accionistas fundadores consideran que BACS presenta excelentes características de inversión debido a los bajos costos operativos, mayor facilidad para acceder a fuentes de financiación internacional y fuerte crecimiento proyectado del mercado hipotecario. "En el corto plazo, prevemos invitar a una compañía extranjera, posiblemente especializada en actividades de seguros y/o hipotecarias, en calidad de socio estratégico, así como a entidades financieras locales para que participen como accionistas", indicó el ejecutivo bancario.

Entre otras características relevantes del nuevo banco se encuentran:

  • Capital inicial: US$ 250 millones.

  • Emisión de títulos de renta fija que incluirán:
  • Un programa de financiamiento que podría alcanzar US$ 1000 millones de deuda corporativa, utilizando una línea de mejoramiento crediticio extendida por FCI por un monto de US$ 100 millones, a fin de crear una estructura que permitirá a la compañía emitir bonos que reducirán de manera significativa el costo de financiamiento y minimizarán la exposición de la emisión a la volatilidad propia de los mercados emergentes, y

  • Un programa de securitización respaldado por hipotecas.

  • Estructura accionaria propuesta: 40% en poder de BH, 10% de IRSA, 20% de CFI y 30% reservado para un inversor estratégico (que puede agregarle valor al banco a través del aporte de sus conocimientos de la actividad hipotecaria, tecnología y mediante el acceso a líneas de mejoramiento crediticio o financiamiento) y también bancos argentinos de primera línea.
  • Estructura y accionistas

    BACS será una sociedad anónima. En la etapa de constitución, el grupo inversor está compuesto por BH, IRSA y FCI, pero se prevé una ampliación de la lista de accionistas en el corto plazo.

    "Estamos proyectando y reservando una significativa tenencia accionaria para las entidades bancarias de mayor envergadura y más influyentes de la Argentina, y quisiéramos atraer a una empresa líder (quizá con asiento en los Estados Unidos) para unirse como socio estratégico", señaló el banquero.

    El Hipotecario será el sponsor más importante, en calidad de socio técnico, ya que contribuirá con su experiencia en mercados de capitales, así como con su reputación internacional en distintas áreas. Este banco junto con IRSA, empresa en la que uno de sus más importantes accionistas es el financista George Soros, serán propietarios del 50% de BACS y ejercerán control sobre el directorio. La nueva entidad financiera no tendrá vinculación directa con el Gobierno, ya que operará sobre una base de operación estrictamente comercial, e intentará transmitir este hecho a todos los clientes e inversores potenciales de sus productos de deuda, de capital y aquellos respaldados con hipotecas, sostuvo la fuente.

    Tendencia a la concentración

    La concentración ha sido una tendencia que se ha ido acentuando en el sector bancario argentino desde la implementación del plan de convertibilidad, en 1991, y en particular desde 1994, lo que ha dado por resultado una disminución en el número total de entidades financieras que operan en el mercado de capitales doméstico, que pasaron de 214, al 31 de diciembre de 1991, a 119 a octubre de 1999. Entre los participantes del mercado primario de financiamiento se encuentran entidades públicas y privadas, tanto de propiedad local como extranjera.

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?