Una relación débil

(0)
24 de noviembre de 2002  

Es claro que las empresas de Brasil y la Argentina necesitan de una política conjunta en materia de comercio entre ambos países y de los dos con el resto del mundo. Sin embargo, la elección del camino sigue siendo discutida.

Con respecto a la necesidad de reforzar o abandonar el Mercosur, Da Silva Prado cree que se debe buscar la salida por la vía del mercado común: “Con el 4+1 se hará bien el camino, está claro que es muy difícil negociar en este momento en el que el Mercosur está muy frágil, por las razones que sea. Pero hace falta una posición general fuerte de los países de la región para salir a negociar con el mundo”.

Para Da Silva Prado, la solución debe surgir de un acuerdo entre los países de la región. “Hablar de relaciones exclusivas con los Estados Unidos es lo más anti-Mercosur que existe”, dice. Los mayores desafíos en la negociación internacional se encuentran en las puertas de ingreso a Europa y los Estados Unidos. “Sabemos que hay trabas muy fuertes para los productos brasileños y hay que agregarles valor para mejorar el desempeño. La economía del país, tal cual está hoy, tiene condiciones para enfrentar el desafío.”

A diferencia de lo que sucede en la Argentina, Da Silva Prado señala que no todos los exportadores de Brasil están satisfechos con el tipo de cambio tan alto. “Especialmente en productos con valor agregado, con este tipo de cambio los compradores les piden descuentos a los productores brasileños en el exterior. El productor necesita un tipo de cambio equilibrado.”

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.