Una renuncia que actúa como señal a la Alianza