Una reunión que reflejó unidad y gestos de bronca con Moreno