Una ruptura en un oleoducto de Alaska disparó el precio del petróleo