Una señal positiva, según Kigel