Una solución que permite aislarse en oficinas abiertas para ganar eficiencia

Un empleado promedio es distraído cada 11 minutos y tarda 23 en retomar su tarea
Ariel Schwartz
(0)
11 de mayo de 2015  

¿Qué pasaría si en vez de estar doblado sobre su escritorio en una oficina abierta usted pudiera estirarse en un espacio similar a un capullo en el que nadie podría ir por detrás para hablarle? Como mínimo, probablemente usted sería más productivo.

Steelcase, una compañía de muebles de oficina, pronto estará produciendo ese espacio. El producto, llamado Brody, puede ayudar a los trabajadores a alcanzar un estado de concentración total, teoría que se apoya en descubrimientos de la neurociencia, según la empresa.

El último año, Steelcase se embarcó en su primera incursión en soluciones para oficinas más privadas con Susan Cain Quiet Spaces, una serie de diseños para espacios cerrados compartidos que dan a los trabajadores algo de protección contra el ruido y la distracción.

Pero Brody no es un derivado de Quiet Spaces. El diseño se originó como una solución educativa, inspirada por el modo en que los estudiantes tienden a buscar espacios privados dentro de la biblioteca escolar cuando quieren ponerse cómodos y concentrarse.

"Teníamos una comprensión intuitiva de cómo le gusta estudiar a la gente. Al desarrollarse el proyecto, y a medida que comenzamos a analizar lo que significa concentrarse y por qué alguien querría escapar, estas nuevas conclusiones sirvieron para guiar el proyecto", dice Mark McKenna, director de Diseño de Productos de Steelcase.

Alta productividad

El grupo del "Lugar de Trabajo del Futuro", centrado en la investigación de Steelcase, ya estaba investigando ideas similares para mejorar la concentración. Brody se basa en un estudio del "Flujo", un estado de productividad pico que puede durar como máximo 45 minutos.

"Se convirtió en un ejercicio de analizar lo que necesitan los humanos para sostener la concentración, lo que lleva al estudio de la distracción", agrega McKenna.

En un documento que explica las ideas que hay detrás de Brody, Steelcase apunta a investigaciones del doctor Torkel Klingberg, del Karolinska Institutet de Neurociencia Cognitiva. Klingberg define dos tipos de atención humana. La atención controlada se da cuando se concentra en una sola tarea o ítem, ignorando todas las demás distracciones que pueda haber.

La atención motivada por estímulos es lo que se experimenta la mayor parte del día: se da cuando la concentración se ve distraída por estímulos externos, como ruidos fuertes o notificaciones de correo electrónico, por nombrar dos casos.

Al diseñar Brody, Steelcase trató de eliminar toda la atención provocada por estímulos que sea posible. "El empleado promedio que está en una oficina se ve distraído cada 11 minutos y le lleva 23 minutos volver a la tarea. Si se suman ambas, la mayoría de las personas nunca entra en flujo", dice McKenna.

Para combatirlo, Brody rodea a los trabajadores por tres lados con una pantalla de privacidad. No busca proteger a los trabajadores de colegas entrometidos, sino más bien de la distracción, explica McKenna. También se destacan una superficie de trabajo que se inclina (para que los trabajadores no tengan que hacerlo), un apoyapié, un apoyabrazos y una bolsa bolsillo personal, oculta debajo de la superficie de trabajo.

No se trata de que Steelcase esté en contra de la oficina abierta; Brody está diseñado para ser un espacio compartido para tareas que requieren mucha atención. "La gente que está en un espacio abierto y con gente necesita un lugar donde concentrarse", dice McKenna. "Pero la oficina abierta está aquí para quedarse. Conduce a la colaboración." Brody estará disponible en el verano u otoño boreales de 2015, con un precio inicial de US$ 2700.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?