Diagnóstico. Unilever ve un escenario parecido al de 2009, pero con más inflación