Urgente llamado al consenso

El sector productivo, la banca y la CGT oficial piden unidad
(0)
1 de diciembre de 2001  

Muchos ciudadanos no se inquietaron demasiado por la fuga de depósitos de ayer porque simplemente no los tienen. Pero la desesperación que sumió a cientos de pequeños ahorristas ante un congelamiento de depósitos llevó a que los principales dirigentes de los sectores productivos, bancarios y sindicales elaboraran un comunicado que intenta transmitir unidad y esperanza en plena crisis.

"Cualquier crisis puede ser superada con el respaldo de una nación unida", se titula el documento. Lo firman el Grupo Productivo -que conforman la Unión Industrial Argentina (UIA), la Cámara Argentina de la Construcción (CAC) y Confederaciones Rurales Argentinas (CRA, la entidad del campo más numerosa)-, la CGT oficial (que lidera Rodolfo Daer), la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (Abappra, que reúne a los estatales y del interior) y hasta la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA, que aglutina a las grandes entidades nacionales y extranjeras). Se trata del autodenominado Núcleo Nacional, que nació el miércoles pasado tras el llamado del presidente Fernando de la Rúa a una concertación.

El documento, que empezó a gestarse en la tarde por iniciativa de la UIA, (y que se publicará mañana en forma de solicitada) reclama "una profunda unidad de todos los sectores representativos de la sociedad tras las medidas que permitan recuperar demanda y competitividad, y así modificar las expectativas para recrear un escenario de mayor tranquilidad social, financiera y productiva".

Más adelante convoca "a toda la dirigencia argentina para que más allá de cualquier color político o reclamo sectorial, juntos podamos superar este difícil trance".

"El manejo ordenado de esta crisis permitirá atenuar sus consecuencias, que de otra manera perjudicarán gravamente a todo el pueblo argentino", advierte el texto.

Los firmantes mostraron su preocupación por "el camino que puede tomar (la crisis) en el corto plazo" y alertó que esta situación "está tornando extremadamente dificultosa la actividad de las empresas y está poniendo en peligro miles de fuentes de trabajo".

La idea del pronunciamiento pronto contagió a la CAC, CRA, la CGT oficial y Abappra. ABA demoró en convencerse hasta que el resto advirtió: "Si ustedes no firman, salimos nosotros solos". La CGT disidente, que encabeza Hugo Moyano, aún está evaluando si adhiere.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.