Uruguay inició la semana con el dólar y los bancos en calma

Primeros signos de distensión tras la devaluación del peso uruguayo
Alejandro Rebossio
(0)
25 de junio de 2002  

MONTEVIDEO.- Pese a la reciente liberación del tipo de cambio y la intervención del Banco de Montevideo (filial del Banco Velox) el viernes pasado, los mercados y las entidades financieras mostraron ayer una actividad normal en el comienzo de la semana laboral. El precio del dólar en pesos uruguayos bajó 1,5%, mientras que el presidente Jorge Batlle avanzó en las negociaciones sobre el paquete de medidas para reducir el déficit público, de modo de cumplir con la meta acordada con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Las puertas del Banco de Montevideo abrieron como siempre, ahora gestionado por el Estado, lo que generó confianza en la población, según la analista del principal fondo de pensión uruguayo, María Dolores Benavente (República AFAP).

En cambio, la filial del Velox en Paraguay, el Banco Alemán, fue intervenida y sus sucursales permanecieron cerradas, después de haber perdido depósitos por US$ 100 millones. Los que tenían cuentas de hasta US$ 4000 pueden retirarlos, pero los clientes con saldos hasta US$ 20.000 sólo podrán disponer de su dinero a partir del 11 del mes próximo, mientras que la situación del resto de los ahorristas es una incógnita. Velox contaba en Paraguay con el Fondo Garantía -que quedó en manos de su otro accionista, el norteamericano Citibank- e Inversiones Guaraní, que pidió su disolución.

En Uruguay, en los bancos y en los cajeros automáticos no se registraron aglomeraciones. Por el contrario, pocos formaban colas en las sucursales de la Ciudad Vieja, la zona bancaria de Montevideo. "No pasará nada porque son instituciones muy bien asentadas", confió María Elena, contadora de 43 años, en la cola del Banco Acac (Crédit Agricole).

"No creo que haya problemas", se esperanzó Javier, técnico informático de 29 años, que descarta la posibilidad de retirar todo su sueldo del banco, depositado en el español Santander (dueño del Río en la Argentina). En cambio, le preocupa que se produzca un rebrote inflacionario.

Las casas de cambio seguían semivacías, con el dólar en baja a 16,5 pesos uruguayos para la compra y a 20,5 para la venta. "La gente no tiene dinero para comprar dólares", explicaba el cajero. "Sólo comprarán dólares los que deben pagar deudas en dólares", comentó la contadora María Elena.

El analista del banco holandés ABN Amro Bank, Marcelo Pérez, descarta que el dólar se dispare esta semana por la falta de liquidez en pesos. "Los fondos de pensión reciben hoy (por ayer) los pesos de sus afiliados, pero los bancos necesitan vender dólares", describió Pérez. Esos aportes de trabajadores llegaron a pocos minutos del cierre de la operativa, por lo que los fondos de pensión sólo atinaron a colocarlos en call (préstamos a cortísimo plazo) al 136% anual.

La analista Benavente advirtió que esta semana aumentará la liquidez. Espera el nuevo programa monetario, la alteración de la meta de inflación, que era del 10% anual, y, sobre todo, la reforma del Estado. Los mercados se tranquilizaron respecto del jueves, cuando se anunció la libre flotación del peso uruguayo, pero continúa la incertidumbre, en opinión del economista del ABN Amro. "Hay que ver qué pasa con las nuevas medidas, la intervención del Banco de Montevideo y la evolución del peso argentino y del real, aunque aquí la moneda se mueve más por la liquidez local", apuntó Pérez.

Una fuente de un banco uruguayo admitió que persistirá "algún grado de incertidumbre", pero opinó que los ahorristas recibieron una respuesta tranquilizadora del gobierno con la intervención del Banco de Montevideo. Además, esta semana el directorio del FMI aprobará formalmente un crédito de US$ 1500 millones para Uruguay.

En la Bolsa, los títulos de deuda pública siguieron en baja. En consecuencia, el índice de riesgo país aumentó de 1242 a mitad de semana pasada a 1299 ayer.

En tanto, la Bolsa de Valores suspendió la cotización de los bonos emitidos por el Banco de Montevideo, ante la duda sobre la supuesta exigibilidad al 100% de esos títulos como consecuencia de la intervención del gobierno. La directora del Banco Central, Rosario Medero, declaró ayer en el programa radial "Cierre de jornada" que se inició una investigación sumarial sobre las compras de esos bonos que se registraron el viernes, para analizar si hubo uso de información privilegiada.

ADEMÁS
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?