Venezuela devaluó y le quitó tres ceros a su moneda

El gobierno de Chávez dice que es para ordenar las cuentas de la población
Jaime Rosemberg
(0)
6 de enero de 2008  

CARACAS.- Con el fantasma de la hiperinflación que amenaza la estabilidad y los beneficios del crecimiento económico del país, el presidente venezolano Hugo Chávez puso en marcha con las primeras horas de este nuevo año el denominado Plan de Reconversión Monetaria, una brutal devaluación del bolívar (la moneda local), que con la llegada de 2008 pasó a llamarse "bolívar fuerte", más a tono con el espíritu de la revolución que proclama el mandatario caribeño. En los hechos, la modificación (que tantos ingratos recuerdos trae a la memoria de los argentinos) supone quitarle tres ceros a la anterior moneda, con lo cual 1000 bolívares pasaron a ser 1 bolívar fuerte.

Por temor a una corrida bancaria que finalmente no se produjo, las autoridades insistieron durante los últimos días en que la validez de los viejos billetes se extenderá durante al menos los primeros seis meses de este año.

De todos modos, hubo escasez de dinero en los cajeros de esta capital, y largas filas de personas buscando extraer algo de efectivo de los bancos para sus gastos de fin de año. También abundaron las dudas sobre el sistema de redondeo para los precios de productos más baratos, por lo que el Gobierno dispuso que todos los comercios publicaran una tabla con precios en bolívares y bolívares fuertes.

Como era de esperarse, la interpretación de la devaluación y el cambio de moneda dividió a oficialistas y opositores. Desde el chavismo se insistió en que el cambio se debe a la necesidad de hacer más sencillo el manejo del dinero por parte de la población y fortalecer la moneda; los economistas vinculados con la oposición advierten que es un intento por detener el proceso inflacionario, que fue de 22,5% en 2007, y que treparía al menos al 25% en 2008.

"Cerramos un ciclo de inestabilidad de precios [...]. Venezuela es el único país de Sudamérica que tiene billetes y monedas de tan alta denominación", dijo el ministro de Finanzas, Rodrigo Cabezas, en un comunicado difundido por distintos medios oficiales.

"El bolívar fuerte es un instrumento económico que fortalecerá el crecimiento del país", afirmó a LA NACION Simón Escalona, vicepresidente de la Comisión de Finanzas de la Asamblea Nacional. "Esto nos permite tener una mejor contabilidad y control sobre la economía, lo que redundará en la baja de los costos de bienes y servicios [para los venezolanos]", dijo el legislador. "¿Hay temor a la hiperinflación?", preguntó LA NACION. "No tenemos ningún miedo; sólo se intenta dar previsivilidad al sistema", contestó Escalona.

El economista Luis León, de la consultora Datanálisis, no piensa lo mismo. "La moneda necesitaba un ajuste, pero ésta es una medida cosmética que no frenará la inflación a mediano y largo plazo", afirmó. Para el analista, "hay un poco de show al presentar el cambio, y querer mostrar que el gobierno está fuerte en el control de las variables económicas. Pero un país con muchísimo dinero circulante y sin producción propia más allá del petróleo marcha de manera irremediable al aumento de la inflación".

Más allá del cambio de moneda, muchos analistas ven con preocupación que la cantidad de entrada de divisas originada en el aumento vertiginoso del crudo no se vea acompañada por medidas de uso racional de los recursos y mejor distribución del ingreso.

Economía informal

Hay además, una creciente economía informal en torno del precio del dólar. La gran diferencia entre el precio oficial (2,1 bolívares fuertes por cada unidad de moneda norteamericana) y el paralelo (por el que se paga más de dos veces esa cifra) alienta lo que León describe como "una serie de distorsiones, que llevará al gobieno a extremar la discrecionalidad, haciendo de la corrupción la reina del sistema". Afectado por su derrota en el referéndum en el que intentó quedar habilitado para su reelección indefinida, y el posterior fracaso en el rescate de rehenes secuestrados por las FARC, Chávez apuesta a la estabilidad económica a través del cambio y devaluación de la moneda. Los próximos meses serán cruciales para determinar el éxito de la medida.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.