La influencia de la crisis brasileña. Verano de bajo consumo