Veremos el regreso de la inflación

"Después de la crisis lo más probable es que el dólar esté más devaluado; para el futuro, el negocio pasará por proveerles servicios a los profesionales"
Florencia Donovan
(0)
31 de mayo de 2009  

Tom Glocer conoce muy bien la región, ya que antes de asumir como CEO de Thomson Reuters, una compañía que hoy factura más de 13.400 millones de dólares al año, estuvo a cargo del desarrollo del negocio de Reuters en América latina. Amante del fútbol (se declara fanático de Lionel Messi), del helado de dulce de leche, del campo y de la carne argentinos, el ejecutivo pasó dos días por el país, donde Thomson Reuters adquirió recientemente La Ley, editorial que provee información a abogados y ahora también a contadores. Según dijo, el mercado argentino es un mercado "educado y talentoso", tanto que la compañía planea desarrollar acá productos de software para exportar a países como China. El futuro de Thomson Reuters, anticipa, pasará precisamente por proveerles información y servicios a los profesionales del mundo entero.

-¿Cambió algo en América latina con respecto a cuando estaba encargado de la región?

-La Argentina obviamente hizo un borrón y cuenta nueva de su economía. Se podría decir que todo cambió a partir de 2002. Desde entonces, los mercados de capitales todavía no han regresado, hubo cambios a las AFJP, la infraestructura es diferente... Pero lo que veo, y sé que uno no debería hacer un juicio en sólo dos días pero siempre seguí la región porque me interesaba, es que las cosas que eran duraderas permanecen. Hay un pool de talentos; gente inteligente, con opiniones, educada, comercial, disciplinada que sigue existiendo. Todos los ingredientes están acá. Nosotros tuvimos en la Argentina tremendos resultados durante todo un período en que la gente buscaba excusas.

-¿Cuál es la principal diferencia de entre hacer negocios en un país desarrollado y en uno emergente?

-Cada vez hay menos diferencias. Lo que solía tomar un tiempo largo, ahora se da mucho más rápido. Gran parte del negocio de Thomson Reuters pasa por hacer el mundo más chico, porque entrega información y las herramientas para saber usarla. No hay razones para que, si uno está lejos de donde suceden las cosas, no pueda estar actualizado. Veía más diferencias en los ?90, cuando los costos de las comunicaciones eran más altos, los teléfonos móviles eran un lujo. Pero eso cambió. Hoy hay más similitudes entre las calles de Buenos Aires y las de París o Nueva York, que antes.

-Si tuviera que hacer inversiones en América latina, ¿dónde las haría?

-No depende sólo del mercado en general, sino de la evolución particular del negocio. En la práctica, aumentamos nuestras inversiones en la Argentina. La buena noticia es que esa inversión fue repagada por el éxito del negocio de La Ley, y ya reciclamos la inversión. Aunque lo interesante es no sólo invertir en la Argentina para la Argentina, sino invertir acá como un gran lugar para desarrollar software que, irónicamente, será utilizado en nuestro negocio legal en China. Se dice que China e India desarrollan barato, bueno, nosotros somos una compañía tan internacional que entendemos la calidad y las capacidad de cada mercado. Este es un mercado muy educado y talentoso.

-¿Cómo los afecta la crisis?

-Tuvimos un muy buen año en 2008, crecimos 8% en servicios financieros. Más del 50% de la facturación surge esta división, que también incluye la agencia Reuters. Pero el crecimiento ha venido desacelerándose, y nuestra estimación del año es que la compañía como un todo va a seguir creciendo, pero no en el área de servicios financieros. Fue tal la tormenta del último año; nunca hubiera soñado ver Lehman Brothers entrar en quiebra, o a UBS echar esa cantidad de gente. También hay un efecto secundario de la crisis que es una enorme recesión global, que afecta a todas las industrias. Y eso va a durar un tiempo. Lo bueno de Thomson Reuters como grupo es que estamos balanceados. en términos geográficos y de productos.

-¿Qué escenario contemplan en su plan de negocios para 2010?

-Generalmente digo que, si supiera la respuesta, no estaría vendiendo máquinas con información financiera y estaría sentado al frente de Thomson Reuters haciendo sólo inversiones seguras.

-Pero así y todo tiene que armar su plan con algunos supuestos...

-Creo que lo más importante, más en periodos como este, es hacer distintos escenarios. Uno crea planes sobre la base de algunos supuestos, pero hay que mantenerse ágil, uno no debe encerrarse y creer que los supuestos son realidad. Mi suposición es que vamos a ver el regreso de inflación en algún momento, porque la historia de países que son grandes deudores demuestra que una moneda inflada los beneficia para repagar esa deuda. De la misma manera, uno imaginaría que dejaría su moneda devaluarse. Aunque ahora el dólar se ha fortalecido, porque sigue siendo, por temas técnicos, la moneda norteamericana la moneda de reserva del mundo.

-¿Previó Thomson semejante crisis cuando compró Reuters en 2008?

-El contrato por el cual Thomson acordó comprar Reuters se firmó en mayo de 2007. La transacción se cerró el 17 de abril de 2008. Para entonces, estaba claro que el mundo estaba envuelto en una crisis financiera, que no se volvió crítica hasta aquel terrible fin de semana en que cayó Lehman Brothers. Reuters tiene 158 años y Thomson tiene sus orígenes todavía antes. No se juntan dos compañías así para el corto plazo. Creo que uno mira hacia atrás, cinco o diez años antes, y mira cómo les fue, Thomson era el grupo propietario de diarios más grande del mundo, dueño de The Times de Londres, The Sunday Times; y ellos lo vendieron mucho antes, cuando todo el mundo creía que tener diarios era un excelente negocio. Estuvieron en el negocio de turismo, y también lo vendieron antes de la crisis. Algunos dicen que la gente exitosa tiene el hábito de tener suerte, de tener suerte repetidas veces. Pero no creo que sea tan así, hay cierta habilidad detrás de todo. Para dar un ejemplo, en mayo del año pasado, un mes después de completar la transacción de compra, refinanciamos unos 3000 millones de dólares de deuda. La vida promedio de la deuda se extendió así a seis años, a una tasa de interés muy atractiva. En el momento, no era algo que necesitáramos hacer, teníamos un año o dos por delante antes de enfrentarnos con los vencimientos, pero creo que uno debe tomar prestado dinero cuando no lo necesita. Uno debe ser ágil, y ponerse en la posición para aprovechar la suerte, como lo hace un gran atleta ¿Por qué Messi anota goles tan seguido? Porque se anticipa, y esa es una gran habilidad para una compañía y para un atleta.

-¿Hacia dónde cree Thomson que va el negocio ahora?

-Estamos bastante seguros de lo que viene después es contenido con valor agregado, software y servicios que los profesionales necesitan para hacer su trabajo. No es un lujo comprar La Ley, es una necesidad. La estrategia del grupo pasa por ir a todos mercados verticales: el legal, el financiero, el contable, el de commodities , el de energía, de ciencia, de salud, de medios. Donde haya profesionales que lo necesiten, ahí estaremos. Mi predicción es que el mundo seguirá profesionalizándose. Habrá más abogados en China, más banqueros, más gestores de riqueza, más doctores, más contadores, más profesionales. Nuestro negocio tiene una correlación con el crecimiento del mundo profesional. Y no tengo siquiera que pensar en lo que podría ser África. Sólo en Asia y en América del Sur, se está dando una mayor profesionalización, y ese es un gran mercado para nosotros.

El personaje

TOM GLOCER

Abogado

  • Educación : estudió Ciencias Políticas en la Universidad de Columbia y luego Derecho, en Yale.
  • Carrera profesional : el ejecutivo se sumó al Grupo Reuters en 1993, como vicepresidente de Reuters America. Se desempeñó luego como presidente de Reuters Latinoamérica y de Reuters America, antes de ser nombrado CEO del grupo, en julio de 2001. Es miembro de diversos directorios.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Comunidad de negocios

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.