Mercado de valores. Vía libre a los rumores