Violencia genera éxodo en capital industrial mexicana