Sin reactivación. Volvió a caer el consumo, pese a las paritarias